Signo del zodiaco numero 13, Ofiuco

Signo del zodiaco numero 13, Ofiuco

¿Existe Signo del zodiaco numero 13, Ofiuco?

De vez en cuando, la NASA o algún miembro de la comunidad científica hace una declaración sobre la astrología que pone a todo el mundo en vilo.

Los científicos, que no saben de astrología, salieron recientemente con una declaración diciendo que estás leyendo el signo equivocado. No están leyendo el signo equivocado. Los signos no han cambiado, y para demostrártelo, he escrito un informe exhaustivo en estilo conversacional para que entiendas por qué debes seguir leyendo el signo en el que naciste y te ayude a instruir a otros en el tema también.

Los científicos se refieren al hecho de que las constelaciones se han movido desde que la astrología fue puesta en práctica por los babilonios, que vivieron en Mesopotamia desde aproximadamente el año 2000 a.C. hasta el 700 a.C. aproximadamente. Los babilonios son considerados los primeros grandes astrónomos del mundo.

Es cierto que las constelaciones se desplazan aproximadamente 1 grado cada 72 años, y se llama la Precesión de los Equinoccios, un tema que quizás hayas estudiado en la clase de ciencias del instituto.

Sin embargo, los astrólogos dicen que uno no obtiene su personalidad de las constelaciones, sino que obtiene sus cualidades de los planetas. En mi informe te muestro por qué no puede haber un decimotercer signo, por qué la precesión de los equinoccios no es material para tu signo, y que nadie descubrió una nueva constelación. Como punto de información, hoy en día la Unión Astronómica Internacional (UAI) es la única autoridad para asignar designaciones y nombres a los cuerpos celestes, y han dividido el cielo en 88 secciones o «constelaciones.» No se ha descubierto ninguna constelación nueva que cambie de signo.

Los científicos admiten libremente que nunca han estudiado astrología ni entienden nuestros algoritmos de cómo calculamos una carta. Después de leer mi informe, entenderán cómo hacemos nuestro trabajo los astrólogos.

Para zanjar este debate, ya preparé un informe para ti en 2011, pero ahora que se ha convertido de nuevo en un tema candente, lo publico ahora en mi página web como noticia principal.

Creo que leer mi artículo hasta el final será muy esclarecedor, y te mostrará precisamente por qué tienes que leer por el signo que siempre has leído.


La Precesión de los Equinoccios: ¿Qué signo soy ahora?

El asunto empieza cuando un astrónomo que actualmente ocupa un puesto en la junta de la Sociedad de Planetarios de Minnesota, dijo que había «descubierto» un decimotercer signo del zodiaco, Ofiuco, que se encontraba cerca del ecuador celeste, al final de Escorpio y al principio de Sagitario, y que se representa típicamente como un hombre luchando contra una serpiente. «Ofiuco» significa «portador de serpientes» en griego, y debería añadirse inmediatamente como un nuevo signo del zodiaco.

La historia continuaba diciendo que probablemente eras un miembro del signo anterior al tuyo, así que si pensabas que eras un Virgo, probablemente eras un Leo.

Los medios de comunicación explotaron y el tema empezó a ser tendencia en todo el mundo.

El astrónomo había presentado no una, sino dos ideas muy complejas de debatir, cada una de ellas sin relación alguna con la otra:

1) La adición de un nuevo signo del zodiaco (nunca se hace por capricho), y 2) todo el concepto de la precesión de los equinoccios.

La historia se hizo claramente para desacreditar a los astrólogos, y el astrónomo Kunkle admitió libremente más tarde que había asumido que los astrólogos no saben nada sobre la precesión de los equinoccios – pero nosotros sí.

Los titulares eran todos muy parecidos: no importa el signo que creas que eres, hoy ha cambiado, así que empieza a leer ese otro signo.

Al conocer esta noticia, el público se sintió comprensiblemente molesto, ya que el artículo sugería que los astrólogos, por su ignorancia de la astronomía, les habían engañado.

La noticia de esta pequeña historia fue rápidamente recogida por los bloggers, en Twitter y en Facebook. De repente, la historia de la existencia de Signo del zodiaco numero 13, Ofiuco, se hizo viral, siendo tendencia en todos los países del mundo, y mi vida dio un vuelco.

Hiparco de Nicea descubrió la precesión de los equinoccios en el año 134 a.C.

El hecho es que la teoría de la precesión de los equinoccios no fue iniciada en absoluto por los astrónomos del planetario de Minneapolis, sino que fue desarrollada aproximadamente en el año 134 a.C. por el matemático, geógrafo, astrónomo y astrólogo griego Hiparco de Nicea (190-120 a.C.).

Era obvio que si Hiparco había desarrollado el concepto de la precesión de los equinoccios en el año 134 a.C., eso significaba que los astrólogos modernos habían tenido 2.000 años para estudiarlo, ¡y lo hicimos!

A Hiparco se le atribuye la fundación de los preceptos de la trigonometría, por lo que ciertamente fue un gigante en su época, y por supuesto, ése fue sólo uno de sus descubrimientos. En aquellos años, Hiparco se dio cuenta de que el eje de la Tierra había cambiado de dirección y que las constelaciones se movían gradualmente en sentido retrógrado. El modo en que Hiparco desarrolló este correcto descubrimiento es interesante, así que lo describiré aquí.

Hiparco había estado observando una estrella nueva en la constelación de Escorpio, y la aparición de esa estrella le dio la idea de catalogar todas las estrellas que conocía: la lista superaba las 1.000 estrellas. También anotó la posición de latitud y longitud de cada estrella. A día de hoy, esa lista se considera extraordinariamente precisa.

A continuación, Hiparco consultó las observaciones realizadas por otros astrónomos antiguos que habían registrado esas mismas posiciones estelares 150 años antes y se dio cuenta de que esas estrellas se habían desplazado de los puntos fijos que habían ocupado en sus constelaciones. Después de hacer esas comparaciones, debió de saber al instante que tenía algo entre manos. Esos cambios debían ser el resultado del movimiento del eje de la Tierra en la dirección del movimiento diario aparente de las estrellas. Esto hace que los equinoccios caigan ligeramente antes que el año anterior.

Algunos datos científicos y definiciones de términos

Antes de continuar, debo definir el término «equinoccio»: cualquiera de los dos puntos de la esfera celeste en los que la eclíptica se cruza con el ecuador celeste.

Esa definición probablemente no te ayude, así que te la aclararé. Tengo que mostrarte cómo fijamos la posición de los planetas en astrología.

Los planetas de nuestro sistema solar existen generalmente en el mismo plano y se mueven a lo largo de un cinturón circular que rodea el centro de la tierra llamado «eclíptica». Piensa en esto como un hermoso cinturón de estrellas parpadeantes, donde se encuentran todas las constelaciones del zodiaco. En otras palabras, esas constelaciones no se encuentran en todo el cielo, sino en una banda muy estrecha que rodea la Tierra. Las constelaciones son de diferente tamaño y brillo, pero en astrología, esas cosas no importan. Algunas constelaciones se superponen un poco entre sí, y de nuevo, eso no es relevante. Los doce signos del zodiaco se componen de 30 grados (30 x 12 = 360 grados en un círculo). Sorprendentemente, esto es válido en toda la teoría astrológica, tanto si se suscribe a la astrología occidental como a la védica, que se practica en la India.

Hay dos círculos imaginarios que podemos dibujar con el ojo de la mente para ayudarnos a localizar las posiciones de los planetas. Uno de ellos es dibujar el ecuador, el delgado círculo que se dibuja alrededor del centro de la tierra, separando la tierra en los hemisferios norte y sur. Cuando se extiende esta línea hacia el espacio, se llama «ecuador celeste». (Es bueno saberlo, ya que puedes necesitarlo en la siguiente sección.) El ecuador celeste es importante porque proporciona un estándar de referencia para las mediciones posicionales sin necesidad de tomar las diferentes distancias de los planetas y las estrellas involucradas.

La eclíptica se define como la trayectoria que seguirá el Sol, ya que parece viajar alrededor de la Tierra. (Se trata de un movimiento aparente, no real, porque, por supuesto, la Tierra viaja alrededor del Sol, no al revés. Pensar en esto desde nuestro punto de vista en la Tierra es una forma legítima de ayudarnos a fijar las posiciones de los planetas). La eclíptica forma un ángulo con el ecuador celeste, y donde estos dos círculos elípticos se tocan, dos veces, establece 1) el equinoccio de primavera, que marca el comienzo de Aries, y 2) el equinoccio de otoño, que marca el comienzo del signo de Libra.

Ahora necesitamos un poco más de ciencia, pero la siguiente sección es más fácil de entender, y en realidad es bastante divertida de pensar. Se trata de las tres formas de rotación de la Tierra, en las que quizá nunca hayas pensado mucho.

Las tres formas de rotación de la Tierra, más un bamboleo

Uno de los tipos de rotación de la Tierra es el «movimiento diurno» que, de manera muy simple, es la forma en que la Tierra gira para darnos el día y la noche. Cada día tenemos un amanecer y un atardecer: esa es la rotación.

Otro tipo es la revolución terrestre, que es el hecho de que la Tierra tarda un año en girar alrededor del Sol, dándonos las cuatro estaciones. Precioso, ¿no? A veces damos todo esto por sentado.

Una tercera forma en que la tierra se mueve es un poco más complicada, así que la describiré de esta manera. Imagina un gigantesco plato de comida que contiene la tierra, su luna y todos los planetas, todos girando juntos como un grupo, nuestro sistema solar. Puedes verlo como recuerdas que te enseñaron en la escuela primaria o como viste esos planetas alineados en el Planetario. La tierra y todos los planetas seguirán girando en este gran plato blanco (imaginario) a través de los doce signos del Zodiaco, con una velocidad de rotación de aproximadamente 10 millas por segundo, en la Vía Láctea. La Tierra tardará más de 2.000 años en atravesar un signo, y aproximadamente 26.000 años en completar una visita a través de los 12 signos del zodiaco. Has oído hablar de la Era de Piscis y de la Era de Acuario – de esto se trata – de la salida de la tierra de su visita de 2.000 años a Piscis y su reciente (o inminente) entrada en el signo de Acuario.

Hay cierto desacuerdo sobre si ya hemos entrado en la Era de Acuario o no – algunos astrólogos dicen que estamos allí, y otros dicen que aún faltan 600 o más años. (Yo digo que llegamos en el momento en que el Sputnik despegó en la década de 1950). Cada Era tiene más de 2.000 años, por lo que es difícil especificar las fechas de inicio y fin. La Era de Piscis vio el nacimiento del cristianismo y la era de la fe. El arte reflejó el énfasis de la época, y las hermosas catedrales surgieron de la Era de Piscis. Los astrólogos se fijan en las culturas de la época para ayudar a precisar estas Grandes Edades.

La tierra, al girar, crea un bamboleo como una peonza que gira rápidamente. El término «precesión de los equinoccios» se refiere a ese movimiento o bamboleo. Esto significa que ciertas estrellas fijas, como Castor, que solía estar en Géminis, está ahora en Cáncer. En la astrología occidental utilizamos un zodiaco tropical (o fijo), y nos referimos a la zona del cielo que lleva el nombre de las constelaciones, en lugar de las constelaciones en sí. Este es un concepto vital, y me verás mencionarlo varias veces para que no te lo pierdas.

He aquí otra forma de entender este concepto de bamboleo de la Tierra. Imagina una pieza de fruta redonda como una naranja (la tierra) con una larga varilla de metal atravesada por la naranja en un ángulo (que significa los polos norte y sur). El Polo Norte de la Tierra, en el transcurso de aproximadamente 25.868 años, apunta ahora directamente a la Estrella Polar, Polaris, pero no lo hará para siempre. En algún momento futuro, dentro de miles de años, apuntará a otra estrella, como Vega. Esto se refiere a una de las formas en que la Tierra gira, en un movimiento hacia atrás (o retrógrado), a través de todos los signos del zodiaco, cada uno de los cuales se denomina Grandes Años, cada uno de los cuales dura un poco más de 2.000 años.

Es importante que lo sepas, ya que se relaciona con las Grandes Edades de las que hablaremos con respecto al Calendario Maya en el próximo capítulo. Puede que hayas oído que la Tierra está saliendo de la Era de Piscis, un período de más de 2.000 años de fe y énfasis en la religión, a la Era de Acuario, una era de paz y hermandad, y también es probable que sea una época de grandes cambios tecnológicos.

Las Grandes Edades – 2.000 años de duración – de Leo a Acuario

El más antiguo de los Grandes Años que conocemos es el de Leo (10.000 a 8.000 a.C.). Después vino la Era de Cáncer (8000 a 6000 a.C.), la Era de Géminis (6000 a 4000 a.C.), la Era de Tauro (4000 a 2000 a.C.), la Era de Aries (2000 a 1 a.C.), la Era de Piscis (aproximadamente 1 a 2000 d.C.), y la Era de Acuario es la siguiente, o, lo que yo siento que estamos ahora. Si bien hubo Grandes Edades anteriores a Leo, medimos esos años por lo que se puede ver que se destaca a través de la cultura. El Gran Año de Leo corresponde a las pinturas rupestres de gran belleza en Lascaux, Francia, algunas de las primeras obras de arte jamás encontradas, y tipifica la creatividad de Leo. La Era de Cáncer mostró el inicio de las técnicas agrícolas y el comienzo de las viviendas estructuradas, y habla de la orientación hacia el hogar de Cáncer. Hay que tener en cuenta que la Tierra gira en movimiento retrógrado, por lo que tenemos la Era de Leo, seguida de la de Cáncer, y así sucesivamente, yendo hacia atrás.

Para situar la astrología en su contexto, la observación astronómica comenzó en Mesopotamia, donde se reconocieron y nombraron constelaciones prominentes poco después del año 3000 a.C. Asimismo, los astrónomos/astrólogos (los practicantes de entonces hacían ambas cosas) de Mesopotamia también identificaron las cinco estrellas errantes de Mercurio, Marte, Venus, Júpiter y Saturno, que, junto con el Sol y la Luna, forman los siete planetas originales. (La palabra «planetas» deriva de la palabra griega que significa «errantes»).

Los babilonios, que vivieron en Mesopotamia desde aproximadamente el año 2000 a.C. hasta el 700 a.C., son considerados los primeros grandes astrónomos del mundo. Los minutos y los segundos de la medición astronómica moderna derivan de su sistema de numeración. Fueron los babilonios quienes introdujeron el concepto de astrología y el zodiaco tal y como lo conocemos hoy. (Zodiaco viene de la palabra griega que significa «círculo de animales», y esa descripción es válida para todos los signos menos los de aire de Géminis (gemelos), Libra (escamas) y Acuario (portador de agua). La Virgen (Virgo) también es humana, no animal, pero la palabra zodiaco abarcaba todos los signos de todos modos. Los babilonios vivieron en la Gran Edad de Aries.

Descubrir que los equinoccios se movían hacia el oeste es el quid del concepto de la procesión de los equinoccios. Nos dijo que la constelación detrás del Sol se desplazaría ligeramente en movimiento retrógrado (hacia atrás) a un ritmo de 1 grado cada 72 años. Las constelaciones seguirán moviéndose y algún día, dentro de miles de años, volverán al lugar original que ocupaban en Babilonia, 26.000 años antes, cuando nació la astrología. Este es un punto importante que vale la pena reiterar: los equinoccios volverán eventualmente al lugar donde comenzó el zodiaco, pero no pronto.

¿Necesitamos o queremos un decimotercer o decimocuarto signo como Ofiuco o Cetus la Ballena? No.

La suposición del artículo del Minneapolis Star Tribune era que los astrólogos no saben de astronomía, pero nosotros sí. De hecho, los astrólogos crearon hace tiempo toda una rama de la astrología dedicada al estudio de la precesión de los equinoccios llamada «astrología sideral» que tiene en cuenta el desplazamiento de los equinoccios 23 grados. El reportero Ward no llamó a ningún astrólogo para que hiciera comentarios antes de la publicación. Si se busca esta historia en el sitio web del Star Tribune, ya ha sido eliminada, pero el artículo de LiveScience.com sigue ahí.

El periodista publicó una lista de las «nuevas» divisiones de los signos, que por supuesto no se corresponden con el pensamiento astrológico occidental. El «nuevo zodiaco», que la gran mayoría de los astrólogos rechazan (y por lo que pude ver en las publicaciones de las redes sociales, el público también lo rechaza), incluye la siguiente lista de fechas de cúspides, con la adición de un nuevo signo Ofiuco cerca del signo de Sagitario, que habría empujado a Piscis hacia abajo en la lista para ser el 13º signo. Con este método, las fechas de las cúspides se desplazan y se condensan. Aquí están las fechas del «nuevo zodiaco», pero reitero: la astrología occidental no reconoce estas divisiones.

  • Capricornio: Del 20 de enero al 16 de febrero
  • Acuario: Del 16 de febrero al 11 de marzo
  • Piscis: Del 11 de marzo al 18 de abril
  • Aries: Del 18 de abril al 13 de mayo
  • Tauro: 13 de mayo al 21 de junio
  • Géminis: 21 de junio al 20 de julio
  • Cáncer: Del 20 de julio al 10 de agosto
  • Leo: 10 de agosto al 16 de septiembre
  • Virgo: del 16 de septiembre al 30 de octubre
  • Libra: 30 de octubre al 23 de noviembre
  • Escorpio: del 23 de noviembre al 29 de noviembre
  • Ofiuco: Del 29 de noviembre al 17 de diciembre
  • Sagitario: Del 17 de diciembre al 20 de enero

Observarás que las fechas se superponen un día en cada extremo, presumiblemente en función de la hora del día en que nace alguien.

A la hora de votar si Ofiuco es un signo o no, estoy del lado de Claudio Ptolomeo, que fue otro estimado matemático, astrónomo, astrólogo y geógrafo griego. Ptolomeo fue el autor del Tetrabiblos, una obra de referencia que estableció gran parte de los principios de la astrología que seguimos utilizando hoy en día. Ptolomeo, que vivió aproximadamente entre el 85 y el 165, es considerado el padre de la astrología moderna. Conocía las constelaciones de Ofiuco y Cetus y las incluyó en su lista de 48 constelaciones conocidas en aquella época. Ptolomeo era uno de los astrólogos e intelectuales más distinguidos de su época, y sabemos que participó en el debate sobre la inclusión o no de Ofiuco en la lista: votó que no.

(Como dato, hoy en día, la Unión Astronómica Internacional (UAI) es la única autoridad para asignar denominaciones y nombres a los cuerpos celestes, y han dividido el cielo en 88 secciones o «constelaciones»).

El Minneapolis Star Tribune cometió un error común al utilizar la palabra «signo» para significar tanto «signo del zodiaco» (como Leo) como «constelación» (como en la constelación de Leo). No son lo mismo.

La confusión: Algunos piensan que las constelaciones te dan tu personalidad. No lo hacen – los planetas lo hacen

Dicho de otro modo, mucha gente confunde «constelación» con «signo solar» (otros términos utilizados son «signo de cumpleaños» o «signo zodiacal»). Algunas personas asumen que obtenemos nuestras cualidades de las constelaciones, pero no es así. Todos obtenemos nuestras cualidades de los planetas y, en particular, nuestro planeta regente es el que más contribuye y tiene una importancia primordial.

En una próxima sección, hablaré de la importancia de tu signo ascendente y de lo importante que es que lo conozcas; una vez que lo conozcas, no pierdas de vista también el planeta regente de tu signo ascendente.

Una constelación no es capaz de darte las características de tu signo. Se trata simplemente de una hermosa agrupación de estrellas que se han unido en una forma para que puedas verla más fácilmente en el cielo nocturno. Miramos hacia arriba y podemos ver a Piscis y las estrellas dando forma a dos peces que nadan río arriba y río abajo, o nos maravillamos ante la belleza del arquero de Sagitario.

Las constelaciones no te dan tus rasgos – el planeta que rige tu signo te los da. Los planetas te dan tus influencias – las constelaciones tampoco son capaces de eso. De hecho, las constelaciones son como un sistema de calibración o una gran cinta métrica que nos permite referirnos rápidamente al lugar por el que viajará el planeta en un momento dado, y hacer rápidos cálculos matemáticos con respecto a los otros planetas en el cielo, ya sea en cuadratura (90 grados) o en oposición (180 grados), etc. Cuando nos referimos a un signo, nos referimos a una sección del cielo que lleva el nombre de la constelación, no a la constelación en sí.

Hay un planeta regente para cada signo, pero ninguno para Ofiuco o Cetus, ya que no son planetas, sino constelaciones.

En astrología es vital conocer el planeta o planetas que rigen tu signo. Si memorizas tu planeta regente, te resultará muy útil cuando leas cualquier material sobre astrología, incluyendo este artículo, o tu previsión mensual en mi sitio, AstrologyZone.com. También puedes memorizar el planeta que rige tu signo, una vez que lo descubras.

Reglas planetarias:

Marte rige Aries. Venus rige a Tauro y Libra. Mercurio rige Géminis y Virgo. La Luna rige a Cáncer y el Sol a Leo. Escorpio es el único signo regido por dos planetas, el recientemente descubierto Plutón (1930) y Marte. Júpiter rige Sagitario. Saturno rige a Capricornio. El antiguo regente de Acuario es Saturno y los astrólogos tienden a mirar a ambos, pero pueden poner un poco más de énfasis en el regente moderno de este signo, Urano. Finalmente, el regente antiguo de Piscis es Júpiter, su regente moderno es Neptuno, y de nuevo, los astrólogos modernos pueden, y a menudo lo hacen, mirar a ambos planetas para Piscis.

Como ves, cada uno de nosotros tiene un signo y un planeta regente que otorga talentos y dones, y explica de dónde sacas tus rasgos de personalidad. Esos rasgos no los obtienes de la constelación, sino del planeta regente asociado a tu signo. Sin un planeta regente, tendrías un signo tan vacío como el pequeño personaje de dibujos animados, Casper el Fantasma. (¡Lindo, pero invisible!)

Ofiuco ni siquiera tiene un glifo asociado para colocarlo en una carta (considerado importante), ya que los glifos están reservados para los 12 signos del zodiaco, los planetas, el Sol, la Luna y los asteroides principales. Nadie tendría idea de qué rasgos de personalidad asignar a Ofiuco.

¿Por qué los antiguos astrólogos crearon una situación tan confusa en la que el nombre del signo es el mismo nombre de la constelación, pero sin que estén realmente relacionados entre sí? La respuesta es fácil. Cuando los babilonios diseñaron el zodiaco, las constelaciones en realidad se alineaban perfectamente con la trayectoria del Sol. El Sol de Aries estaba en la constelación de Aries, el Sol de Tauro estaba en la constelación de Tauro, y así sucesivamente. Como se ha dicho, con el tiempo, los equinoccios se han desviado hacia el oeste a razón de un grado cada 72 años.

En la antigüedad, el cielo era un gran calendario que los agricultores utilizaban para saber con precisión cuándo plantar las semillas, cosechar sus cultivos, etc., por lo que empezar por la primavera tenía sentido. La temporada de siembra era crítica, por lo que comenzaba el zodiaco. A día de hoy, Aries inicia el zodiaco el 21 de marzo y comienza el ritmo de la vida, que empieza con la semilla. Piscis se considera el último signo del zodiaco, y va del 19 de febrero al 20 de marzo.

En la época en que se inició la astrología, los astrólogos no sabían que habría un cambio en las constelaciones y que nombrar esas constelaciones con el mismo nombre que los signos podría traer confusión.

La decisión: ¿La astrología occidental apostaría por las constelaciones fijas o móviles?
Ganan las constelaciones fijas

Después de que Hiparco de Nicea descubriera la precesión de los equinoccios en el año 134 a.C., la comunidad astrológica de entonces tuvo que tomar una decisión sobre cómo hacer los cálculos (la astrología es muy matemática). Había que elegir entre trabajar con un zodiaco fijo e inmutable o con uno que se moviera. En la astrología occidental se optó por trabajar con los puntos fijos e inmutables de las cuatro estaciones y mantener el zodiaco estacionario. En la India, se optó por trabajar con un zodiaco móvil, llamado védico (también llamado astrología sideral), y sus astrólogos desplazan toda la carta 23 grados hacia atrás, la cantidad precisa de grados que cada signo y planeta se habría movido debido a la precesión.

Su signo zodiacal en la astrología occidental corresponde al movimiento del Sol con respecto a los solsticios y equinoccios. En otras palabras, los astrólogos de Occidente basan los cálculos de la carta en los cuatro puntos de verano, otoño, invierno y primavera. Son puntos fijos e inmutables. Esta forma de tratar la astrología se llama astrología tropical. Tu signo no cambia porque se relaciona con un trozo de cielo inmutable, no con el cinturón cambiante de las constelaciones.

En la India, los astrólogos védicos reconocen la precesión de los equinoccios en sus cálculos, y desplazan todos los planetas y constelaciones 23 grados. La astrología védica pone mucho más énfasis en la luna de movimiento rápido, y en Occidente, subrayamos el Sol. (Por cierto, hacer el desplazamiento de 23 grados se hace fácilmente en cualquier programa de software de astrólogo actual, por lo que algunos astrólogos occidentales lo hacen a una carta, pero el 98 por ciento no lo hace, simplemente porque creemos que los resultados no producen resultados tan precisos tanto en términos de descripción de la personalidad como de predicción). En ambos sistemas, el occidental y el védico, el cielo se divide en 12 signos que se corresponden con cada uno de los 12 meses, y cada signo zodiacal representa 30 grados.

La razón por la que hay 12 signos y no 13 tiene que ver con el ciclo de lunación. Hay aproximadamente doce ciclos del Sol y de la luna nueva o llena en un año. Un signo solar representa un mes, aunque un mes comprende algunos días más que un mes lunar, siendo este último de 28 días.

En la astrología occidental, el Sol es el rey. En la astrología védica, los astrólogos de la India ponen más énfasis en la Luna, que es un cuerpo que se mueve más rápido que el Sol. En Occidente, el Sol es la cara que das al mundo y el lugar de la carta que muestra dónde brillas más, una idea cultural muy occidental. El Sol indica el padre en la carta, o al menos, las figuras de autoridad. En la India, la Luna es más importante y se centra en los sentimientos internos, las emociones, el amor, la familia, la concepción, el cuidado de un hijo y de la madre. Cada cultura tiene un énfasis diferente. Estoy simplificando demasiado los dos métodos, y no quiero faltar al respeto a los que siguen el método védico. Puede que haya caracterizado las cosas de forma demasiado simple en aras de la claridad, pero si me he pasado, perdóname.

Astrología tropical (fija) de Occidente, demostrada con un pequeño ejemplo

Me doy cuenta de que la precesión de los equinoccios puede ser un concepto difícil de asimilar, así que permítame mostrarle de otra manera la forma en que los astrólogos occidentales piensan en su método tropical (zodiaco fijo) favorito. Supongamos que has comprado una gran y hermosa parcela de tierra con muchos acres cerca de un viejo camino rural que corre paralelo a tu terreno. Construyes una encantadora casa de campo en ella, y la calle cerca de la cual se encuentra tu casa de campo, donde se envía todo el correo, se llama Primrose Lane, así que llamas a tu casa de campo Primrose House. (Con el tiempo, la ciudad cambia de zona y el nombre de la calle frente a tu querida casa cambia. Parte de tu casa sigue estando en Primrose Lane, pero ahora la mayor parte de la casa está en la misma calle, que de repente se llama Blue Bell Lane. Al igual que muchas carreteras rurales, Primrose Lane desemboca directamente en Blue Bell Lane al recorrer ese viejo camino de tierra.

Su casa de campo sigue ahí, y sigue siendo la misma. Sin embargo, el nombre del camino frente a tu casa ha cambiado. Tu casa sigue llamándose Primrose House. Aunque algún día la ciudad vuelva a recalificar y cambie el nombre del camino rural que hay frente a tu casa por otro completamente nuevo, tu casa seguirá siendo la misma -la tuya, intacta y constante- y tú mantendrás el mismo nombre. Esta es la teoría en la que se basa la astrología «tropical» occidental que la gran mayoría de los astrólogos utilizan hoy en día. El «camino» (constelación) hacia tu parcela frente a tu casa (tu signo solar) no cambiaría, y el camino también es el mismo, pero con un nuevo nombre. El camino (constelación) nos ayuda a encontrarte.

Al resumir este concepto, como astrólogos occidentales señalamos el trozo de cielo que «pertenece» a tu signo, y no damos relevancia al nombre de la carretera (constelación) que cambia.

La astrología occidental se corresponde con el Sol en relación con los solsticios y equinoccios

Dicho en términos científicos, en la astrología occidental, tu signo zodiacal astrológico corresponde a la posición del Sol tal y como se encuentra en relación con los dos solsticios (21 de junio y 21 de diciembre). En el solsticio, el Sol está más cerca o más lejos del ecuador (dependiendo de si vives en el hemisferio norte o en el sur). En América, por ejemplo, el 21 de junio marca el comienzo del verano. Ese es el día más largo del año en el hemisferio norte, y el 21 de diciembre es el día más corto del año.

Los signos también están vinculados a los equinoccios (21 de marzo y 23 de septiembre). El equinoccio es el momento en que el tiempo de la luz del día es exactamente igual al de la noche – los dos están en perfecto equilibrio. En primavera, en las latitudes septentrionales, después del 21 de marzo, la luz empieza a aumentar en duración (número de horas) de cada día, y a partir del 23 de septiembre, el número de horas de luz diurna disminuye. (Si vives en el hemisferio sur, las fechas son inversas para ti, ya que la primavera -y los días más largos- llegan el 23 de septiembre).

¿Son precisos los horóscopos para los hemisferios norte y sur? Sí.
No es necesario corregirlo

La gente a menudo me pregunta, ya que escribo mis pronósticos basados en el simbolismo de la naturaleza en el hemisferio norte, ¿pueden ser válidos también para el hemisferio sur? Por supuesto que sí. La astrología funciona igual en todos los lugares, hemisferios norte y sur. Piensa que la astrología es sensible al ritmo, a las fuerzas y a los ritmos de la vida, tal y como se determinan a través de los patrones matemáticos y los ciclos que se observan en la naturaleza. Esas son energías duraderas que se manifiestan en cada una de nuestras vidas, y dentro de nosotros, sin importar dónde estemos viviendo en ese momento. Siempre tendrás libre albedrío para hacer tu elección. La respuesta a la pregunta es, pues, la misma: puedes leer mis previsiones o las de cualquiera en cualquier parte del mundo y se aplicarán. Debido a los cambios de huso horario, puede que sientas un aspecto un día antes o después, pero eso es todo.

Las cualidades y los elementos forman parte de la estructura de la astrología

Ahora permítanme mostrarles una parte de la astrología que se relaciona con el argumento de que no se puede activar un signo un día, por capricho, como pensaron los científicos del Planetario de Minneapolis. Hay que tener en cuenta las tres cualidades y los cuatro elementos.

Cada estación tiene tres meses, y hay tres cualidades diferentes. Se asigna una a cada uno de los signos que caen dentro de esa estación de tres meses. En consecuencia, dentro de cada estación encontramos un signo cardinal, uno fijo y uno mutable (3).

Los signos cardinales inician una estación, definen la dirección y producen personas enérgicas que disfrutan con el cambio y son pioneras en nuevas áreas, a veces por el mero hecho de cambiar. (Los signos cardinales son Aries, Cáncer, Libra y Capricornio).

Los signos fijos son líderes fuertes y se mantienen fieles a sus objetivos. Los signos fijos caen en medio de cada una de las cuatro estaciones y son el abanderado o el pilar poderoso de su estación particular. Así, Tauro, Leo, Escorpio y Acuario son los signos fijos. Por ejemplo, Leo, en agosto, nos trae la expresión más quintaesencial del verano en las latitudes del hemisferio norte, y en las mismas regiones, Tauro trae, en mayo, la expresión más quintaesencial de la primavera. En los Hemisferios Sur, basta con sustituir las palabras «invierno» y «otoño» respectivamente.

Los signos mutables son los más comunicativos y flexibles y son excelentes en una crisis, ya que son conceptuales y piensan sobre la marcha. Estos signos son Géminis, Virgo, Sagitario y Piscis. La misión de los signos mutables es prepararte para la transición a la siguiente estación, lo que explica por qué las personas de estos signos mutables son tan adaptables. Como ves, en astrología asignamos las características a partir de lo que la naturaleza nos enseña sobre la época del año en que naciste.

A los signos del zodiaco también se les asigna uno de los cuatro elementos y se clasifican en signos de fuego, aire, agua y tierra (4). Los signos de fuego son entusiastas y a menudo creativos. Los signos de aire son bastante analíticos e intelectuales, y les encanta un buen debate. Los signos de tierra son realistas, prácticos, firmes y fiables. Los signos de agua tienen un alto grado de inteligencia emocional y son intuitivos. También son bastante compasivos.

Cuando un elemento está emparejado con una de las cualidades enumeradas anteriormente, tienes 4 elementos x 3 cualidades que suman doce signos (12) para doce meses del año, cada uno de los cuales es único. Ninguna combinación se repite, como verás aquí: Aries es fuego-cardinal; Tauro es tierra-fijo; Géminis es aire-mutable; Cáncer es agua-cardinal; Leo es fuego-fijo; Virgo es tierra-mutable; Libra es aire-cardinal; Escorpio es agua-fijo; Sagitario es fuego-mutable; Capricornio es cardinal-tierra; Acuario es aire-fijo, y Piscis es agua-mutable. De este emparejamiento se pueden extraer aún más cualidades únicas de cada uno de los signos, ¡demasiado numerosas para enumerarlas aquí!

Como ves, si añades un decimotercer signo, ¿qué cualidad tendría? ¿Qué elemento sería? Tres cualidades por cuatro elementos son doce, no hay lugar para trece.

El equilibrio y la simetría son la clave de la astrología

Hay un último punto a considerar que te ayudará a comprender por qué Ofiuco no puede convertirse en un signo en sí mismo ahora o en el futuro.

La astrología se basa en las polaridades. Aries y Libra comparten el mismo eje, al igual que Tauro-Escorpio, Géminis-Sagitario, Cáncer-Capricornio, Leo-Acuario y Virgo-Piscis. Estos signos están vinculados entre sí de forma interesante, trabajando para equilibrarse y sacar a la luz el don que cada uno posee. El signo opuesto también toma esos dones y a menudo llevará ese talento o proclividad a un lugar nuevo y más evolucionado. Esto es algo que escribí extensamente en mi libro «Planetas y Posibilidades» (Warner Books). En astrología, se necesita el yin y el yang – otra razón por la que un decimotercer signo no ocurriría.

Al final, el Sr. Kunkle se vio obligado a admitir que no sabía de astrología, que nunca la había estudiado, ni siquiera había leído un libro. Eso sirvió como una especie de retractación suave que vino después.

Espero que hayas llegado a entender más sobre la rica historia que la astrología trae desde la antigüedad, y por qué, sí, debes leer para el signo que siempre creíste ser, y llegaste a amar.

Tarot del Destino 2022!!! Futuro inmediato gratis:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*