ritos y celebraciones del cristianismo

Rituales cristianos

Este artículo presenta algunas prácticas ampliamente aplicables a múltiples denominaciones cristianas.

Los ritos y ceremonias de una denominación concreta se describirán en el artículo sobre esa tradición.

Los rituales cristianos más importantes se denominan sacramentos, ritos sagrados que transmiten el poder sagrado o la gracia de Dios. El bautismo y la eucaristía son los dos sacramentos más importantes, y son practicados por la mayoría de los cristianos.

En muchas comunidades protestantes, estos dos ritos no se llaman sacramentos, sino ordenanzas, y suelen entenderse no como canales de gracia sino como actos de conmemoración e identificación simbólica con Cristo.

El bautismo, el rito cristiano de iniciación, es una limpieza ritual con agua. Al ser judíos observantes, los primeros cristianos integraron la antigua práctica judía del baño ritual en la práctica cristiana (por ejemplo, Levítico 14:8). El bautismo también se utilizaba para iniciar a los conversos al judaísmo, y los esenios, contemporáneos de Jesús, practicaban un ritual de baño diario.

Según los relatos de los Evangelios, Juan el Bautista, que bautizaba a sus seguidores en señal de arrepentimiento, también bautizó a Jesús. Más tarde, Jesús instruyó a sus seguidores para que bautizaran a otros. Para los primeros cristianos, el bautismo era un signo de purificación moral, el comienzo de una vida nueva y eterna, y una indicación de la preparación del cristiano para el Reino de Dios que estaba por llegar.

Los primeros cristianos realizaban los bautismos por inmersión total en agua. Muchos grupos cristianos siguen practicando este tipo de bautismo por inmersión, mientras que otros adoptan una aspersión más simbólica de la cabeza con agua. En los primeros años del cristianismo, se bautizaba a los adultos, no a los niños, y los cristianos a veces retrasaban el bautismo hasta la muerte, para poder lavar los pecados de toda una vida justo antes del juicio del alma ante Dios. Bautismo de niños en una iglesia ortodoxa.

ritual de iniciacion cristiana para adultos

La práctica cristiana distintiva de la Eucaristía también se remonta a los primeros cristianos. Conocida también como la Cena del Señor o la Santa Cena, los cristianos creen que Jesús instituyó esta práctica durante la cena de Pascua que compartió con sus seguidores justo antes de su arresto y muerte.

Como recuerdo de la muerte y resurrección de Jesús, los primeros cristianos se reunían semanalmente para compartir comidas de pan y vino, acompañadas de oración. En su primera carta a los Corintios, Pablo instruyó a esta congregación cristiana primitiva sobre la participación en la Cena del Señor y explicó la razón del sacramento:

«El Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó el pan y, después de dar gracias, lo partió y dijo: «Esto es mi cuerpo, que es para vosotros; haced esto en memoria mía». Del mismo modo, después de la cena tomó la copa, diciendo: «Esta copa es la nueva alianza en mi sangre; haced esto, siempre que la bebáis, en memoria mía» (1 Corintios 11:23-26)»;

Las creencias sobre la Eucaristía varían mucho entre los cristianos. Algunas iglesias, sobre todo la católica romana y, con menos especificidad, las ortodoxas orientales, creen que al bendecir el pan y el vino en el ritual de la Eucaristía, estos alimentos se convierten literalmente en el cuerpo y la sangre de Jesús o encarnan su presencia de manera especial. Otras denominaciones interpretan el rito de forma simbólica, creyendo que comer el pan y beber el vino conmemoran la acción sacrificial de Cristo. El pan y el vino, componentes de la Eucaristía Fuente:

La frecuencia de la observancia de la Eucaristía también varía mucho. Las iglesias litúrgicas incluyen la Cena del Señor en todos sus servicios semanales y en los días festivos del año. Algunas iglesias litúrgicas comparten la Cena del Señor diariamente, con la excepción del Sábado Santo, el día justo antes del Domingo de Resurrección, cuando Jesús yacía muerto en el sepulcro.

Las iglesias no litúrgicas prefieren destacar la predicación y el estudio de la Biblia en sus servicios dominicales, y suelen compartir la Cena del Señor mensualmente. La mayoría de las iglesias utilizan pan o pequeñas obleas; muchas utilizan vino, pero algunas comparten zumo de uva o agua en su lugar.

Además de estos dos sacramentos sagrados y ampliamente practicados, algunos consideran también sacramental un puñado de otros rituales. En algunas iglesias, los creyentes reciben una bendición «fortalecedora» llamada confirmación en algún momento posterior a su bautismo.

El sacramento de la reconciliación, o confesión, tiene lugar cuando una persona arrepentida confiesa sus pecados en presencia de un sacerdote, y es absuelta. Todas las denominaciones ordenan ministros vocacionales o profesionales, y para algunas, la ordenación es un sacramento.

El matrimonio no es sólo un contrato civil, sino un sacramento, realizado por la pareja que se casa ante Dios, mientras el ministro y la congregación actúan como testigos.

En la tradición católica romana, un cristiano cercano a la muerte puede recibir la unción de los enfermos, o extremaunción, de un sacerdote que reza con el enfermo mientras lo unge con aceite.

Este sacramento es tanto una absolución de los pecados como una preparación para la salida de esta vida, dando a la persona enferma una sensación de paz y confianza en la misericordia y la salvación de Dios.

Según la visión cristiana, la muerte es el paso a la vida eterna prometida por Cristo. El rito funerario combina el dolor de la pérdida con la alegría y la confianza que los cristianos sienten en la promesa de la resurrección. En el funeral, los cristianos recuerdan la brevedad de la vida y el destino del alma, renovando su esperanza en la promesa de la resurrección y la vida eterna.

Aunque el entierro fue la convención entre los cristianos durante muchos siglos, los cristianos modernos pueden elegir la cremación como alternativa. Los rituales de recuerdo incluyen encender una vela o rezar por el alma difunta. A diferencia de algunas religiones, los cristianos no tienen un periodo prescrito de luto por los muertos.

Se cree que los sacramentos de las iglesias cristianas son los instrumentos visibles o físicos de la entrega de la gracia de Dios, que es el favor y el amor divinos. Tanto si una tradición cree en muchos sacramentos como si sólo cree en unos pocos, el objetivo de conectar al individuo o a la comunidad con la gracia de Dios es fundamental para el culto y la práctica cristianos.

Lectura de Tarot por Teléfono al Mejor Precio.
Mejores Expertos en Tarot. Descubre la solución a tus Problemas.
¡Resuelve Todas tus Dudas!, Desvelamos tu futuro.
TEL: 911940558806424332 USA: 17866737136

TAROT GRATIS ONLINE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*