cuál es la oracion que hizo jesús en el huerto

¿Cuál es la oracion que hizo jesús en el huerto?

¿Cuál es la oracion que hizo jesús en el huerto? Getsemaní.

«32 Y llegaron a un lugar que se llamaba Getsemaní; y dice a sus discípulos: Sentaos aquí, mientras yo oro. 33 Y tomando a Santiago, Juan y Pedro, comenzó a asombrarse y a perturbarse mucho; 34 y dijo: Mi alma está triste hasta la muerte; quedaos aquí y velad.

35 Y adelantándose un poco, se postró en tierra y rogó que, si era posible, pasara de él la hora. 36 Y dijo: Abba, Padre, todo te es posible; aparta de mí esta copa; pero no lo que yo quiera, sino lo que tú quieras.

37 Y viniendo, los encontró durmiendo, y dijo a Pedro: Simón, ¿duermes? 38 Orad y velad , para que no entréis en tentación. El espíritu está verdaderamente dispuesto, pero la carne es débil. 39 Y volviéndose a ir, oró y dijo las mismas palabras. 40 Y cuando volvió, los encontró otra vez durmiendo, (porque los ojos de ellos estaban cargados) y no sabían qué responderle.

41 Y viniendo por tercera vez, les dijo: Dormid ahora y descansad; ya es suficiente, la hora ha llegado; he aquí que el Hijo del Hombre ha sido entregado en manos de los pecadores. 42 Levantaos, vamos; he aquí, el que me entrega está cerca»;

Jesús y el huerto de Getsemaní:

El relato de la duda y la angustia de Jesús en Getsemaní (literalmente «prensa de aceite», un pequeño jardín fuera de la muralla oriental de Jerusalén, en el Monte de los Olivos) ha sido considerado durante mucho tiempo uno de los pasajes más provocadores de los evangelios. Este pasaje inicia la «pasión» de Jesús: el período de su sufrimiento hasta la crucifixión, inclusive.

Es improbable que el relato pueda ser histórico porque los discípulos son representados constantemente como dormidos (y por lo tanto incapaces de saber lo que Jesús está haciendo). Sin embargo, también está profundamente arraigada en las tradiciones cristianas más antiguas.

El Jesús que se representa aquí es mucho más humano que el Jesús que se ve en la mayoría de los evangelios. Por lo general, Jesús es representado como un hombre seguro de sí mismo y al mando de los asuntos que le rodean. No se inmuta ante los desafíos de sus enemigos y demuestra un conocimiento detallado de los acontecimientos venideros, incluida su propia muerte.

Ahora que se acerca el momento de su arresto, el carácter de Jesús cambia radicalmente. Jesús se comporta como cualquier otro ser humano que sabe que su vida se acorta: experimenta pena, dolor y un deseo de que el futuro no se desarrolle como él espera. Cuando predice que otros morirán y sufrirán porque Dios lo quiere, Jesús no muestra ninguna emoción; ante la suya, está ansioso por que se encuentre otra opción. ¿Pensó que su misión había fracasado? ¿Se desesperó ante la incapacidad de sus discípulos de estar a su lado?

Jesús pide misericordia:

Jesús pide misericordia:

Anteriormente, Jesús aconsejó a sus discípulos que, con suficiente fe y oración, todo es posible, incluso mover montañas y hacer morir las higueras. Aquí Jesús reza y su fe es indudablemente fuerte. De hecho, el contraste entre la fe de Jesús en Dios y la falta de fe exhibida por sus discípulos es uno de los puntos del relato: a pesar de pedirles que se limiten a permanecer despiertos y «vigilar» (el consejo que les dio antes de estar atentos a las señales del apocalipsis), se siguen quedando dormidos.

¿Consigue Jesús sus objetivos? No. La frase «no lo que yo quiera, sino lo que tú quieras» sugiere una importante adición que Jesús no mencionó antes: si una persona tiene suficiente fe en la gracia y la bondad de Dios, sólo rezará por lo que Dios quiera y no por lo que ella quiera. Por supuesto, si uno sólo va a rezar para que Dios haga lo que quiere (¿hay alguna duda de que sucederá algo más?), eso desvirtuaría el sentido de la oración.

Jesús muestra su disposición a permitir que Dios continúe con el plan que muere. Cabe señalar que las palabras de Jesús aquí suponen una fuerte distinción entre él y Dios: la ejecución querida por Dios se experimenta como algo ajeno e impuesto desde fuera, no como algo libremente elegido por Jesús. La frase «Abba» significa «padre» en arameo y denota una relación muy estrecha, pero también excluye la posibilidad de identificación: Jesús no está hablando consigo mismo.

Esta historia habría resonado fuertemente con la audiencia de Marcos. Ellos también sufrieron persecución, arresto y fueron amenazados con la ejecución. Es poco probable que se hayan librado de todo esto, por mucho que lo intentaran. Al final, probablemente se sentirían abandonados por sus amigos, su familia e incluso por Dios.

El mensaje es claro:

Si Jesús logró mantenerse fuerte en tales pruebas y seguir llamando a Dios «Abba» a pesar de lo que se avecina, entonces los nuevos conversos cristianos deberían intentar hacerlo también.

La historia casi pide a gritos que el lector imagine cómo podría reaccionar en una situación similar, una respuesta apropiada para los cristianos que podrían encontrarse haciendo precisamente eso mañana o la semana que viene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*